PFP vs. $


“Cuba y México, los peores países en AL para la libertad de prensa: RSF” es el encabezado de una nota publicada por El Universal en su edición en línea. México ocupa el lugar 136 y Cuba, casi pisando la base, se úbica en el 165 de 169.

No creo que sorprenda a alguien el rankeo que hace Reporteros sin Fronteras, las regiones muestran tendencias claras y son pocos los países que resaltan por sus avances o retrocesos. Sin embargo, el que México se encuentre muy por debajo de países como Bolivia (68) o Kosovo (60) es un dato interesante.

La libertad de prensa en México tiene inercias tan endémicas que es menos costoso creer que el lugar 136 es debido a los homicidios de reporteros en las fronteras, que hacer un verdadero estudio de nuestra prensa. La libertad de prensa hoy en día sufre de una restricción mayor que los grotescos asesinatos de informadores. Los periódicos se debaten entre la dinámica comercial y la responsabilidad informativa. Como toda empresa, los medios de comunicación tienen que percibir ingresos y asignar la inversión de forma eficiente. Creo que en esta lógica todos podemos estar de acuerdo en que enviar a alguien a investigar a fondo facetas culturales y/o sociales de la realidad nacional no es lo más redituable. Lo que vende es el Metro, el Alarma y el Record. Lo que vende es el espectáculo. Y en México más.

No porque seamos tontos, mediocres o sumisos, es más una cuestión de “behavorismo” en la que la pluralidad de temas no es real, hay una pluralidad de programas y de cadenas, pero todas hablan de lo mismo. El mexicano se acostumbra entonces a buscar la perspectiva que más le interese, no el tema que más le interese. Los costos de adquirir el trasfondo de conocimiento para entender temas nuevos son cada vez mayores, debido a que el desfase entre la diversidad de medios y la diversidad de temas es cada vez mayor. En suma, hay mucho de lo mismo.

Ya no me voy por las ramas. Creo que en una gran medida la calificación de México en RSF se debe de ver no únicamente como una represión estatal, tiene mucho de autocensura y de falta de responsabilidad de los grandes consorcios mediáticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: