Apoteosis comunicacional.


Para muchos los blogs representan un parteaguas en los paradigmas de la libertad de expresión y la hipervinculación entre los más distantes puntos del planeta. Para otros son modas pasajeras. Yo no se que son para mí.

Lo que sí sé es que a partir de ahora yo no son terrenos impunes y, si los primeros antes mencionados tienen razón, será momento de empezar a moderar los comentarios o procurar mantener un ritmo de visitas que no alarme a nadie. De acuerdo a una nota publicada por El País en su edición en línea, distintas formas de hostigamiento, desprestigio o promoción a través de los blogs empiezan a ser juzgadas en las cortes, con resultados no muy favorables para la verborrea.

Creo yo que es importante que en estos momentos que se están definiendo los límites de la libertad en el ciberespacio estemos todos muy atentos, entre los caudales informativos que corren diario por todo el globo, estas notas extraviadas hacen un lazo que nos permite palpar historia. Entender en que momento cambió en realidad un paradigma.

¿Qué opinan?

Anuncios

4 pensamientos en “Apoteosis comunicacional.

  1. Más allá de que no haya vínculo o no, hay que reflexionar si es posible, o acaso meramente deseable, la intromisión de la ley en un universo sin fronteras, sin nombres, sin más identidad que la dirección IP. Es importante hacer notar que los dueños de blogs tienen la posibilidad de moderación, si estos no lo hacen, ¿a quién culpar de la ofensa? se supondrá un código de ética blogger o ¿qué?, si no creo que sólo se podrían resolver los conflictos vía una ley internacional o algo así, sin embargo no hay un elemento de “enforcement” para que lo cumplas… en fin, creo que la asignación de derechos en la red sólo podrá hacerse vía un sistema de mano invisible, como lo que ha ocurrido con el desarrollo de los “creative commons” o algo así. En fin, un tema extenso!.

  2. Creo que el blogging es un deseo de exponerse publicamente; autoexhibición. Toda una extensión del principio infantil de protagonismo, pero democratizado por el click. La libertad de expresión permitió que cualquier persona estuviera en potencia de ser escuchado (leído o visto), pero el blog actualizó efectivamente (con las cotas socioeconómicas, claro está) a que cualquier persona con una compu pueda, desde cualquier lugar del mundo expresarse y ser leído.
    Parte de este mismo exhibicionismo digital es el hecho de insultar y ser insultado, y, en caso de prohibirlo, esta posibilidad de catarsis virtual desaparecería… y posiblemente la mitad de los bloggeros.
    Más allá de un mecanismo eficiente o no, creo que sólo se lograría quitarle lo gracioso al chiste, como en todo lo posmoderno (¿postres light?).

  3. En el mundo de los blogs hay dos tipos de individuo: el blogger y el lector de blogs. Sin embargo, el blogger es casi invariablemente, también lector de otros blogs. Tal vez sobra decirlo, pero yo no soy la excepción. Como blogger, satisfago la necesidad de exponerme (como bien dice Humberto), de saber que puedo ser leída por “cualquiera”, cosa que me emociona; ya que, en general, los bloggers buscamos ser leídos por el mayor número de personas posible. También sé, que al tener más lectores, al sorprenderlos (wishfully), hacerlos enojar, hacerlos pensar (wishfully, wishfully) , etc, etc, aumenta la probabilidad de que comenten. Entonces, desde el primer instante como blogger, sé que “cualquiera” puede comentar, no sólo lo sé, me emociona la idea. Ahora, como lectora de blogs es la misma libertad: puedo leer el blog que yo quiera, decido si comento o no, si pongo mi nombre, un pseudónimo, “anónimo”… decido si mi comentario es constructivo, destructivo, chingativo, cagado… Lo hago sabiendo que quien tiene un blog, ha considerado la posibilidad de que yo esté aquí, desde mi computadora, escribiendo en su espacio virtual. Como blogger he tenido la experiencia de tener un “stalker virtual”, como blogger, me gusta poder controlar lo que aparece en mi blog… como blogger, tengo moderación de comentarios y suelo aceptar todo, no me gusta la represión pero tampoco el acoso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: