La basura


En Nápoles, Italia, más de 150 personas ocasionaron disturbios por los intentos de la alcaldía de reabrir un tiradero que se encontraba cerrado desde 1996. Acusan al gobierno municipal de tener vínculos con la mafía y de reintentar abrir estos viejos tugurios por causas políticas.

En la Ciudad de México, Grupo W decidio no renovarle el contrato a la periodista Carmen Aristegui. Argumentando que la nueva línea editorial no daba cabida al estilo de esta aguerrida informadora, PRISA y Televisa se deshicieron de una piedrita en el zapato  que calaba constantemente en la plantilla del gobierno federal, la iglesia y diversos grupos de poder. Las televisoras entre ellos.

El primero es un caso concreto, palpable, en el que la población se moviliza y exige.
El segundo es una abstracción, es meramente administrativo; sin embargo, conlleva un mensaje y varias repercusiones para la opinión pública. Nadie hace nada justamente porque los que cometen el atropello son los que deberán de dar cuenta de las vejaciones de las que es víctima la sociedad civil. Ese es el riesgo con los medios.

El falso consenso es otro tema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: