Entre Fritzl y un vaso de agua


Todos conocemos el caso del austriaco que encierra a su hija por 24 años y tiene 7 hijos con ella. El tristemente celebre Josef Fritzl. Pues resulta que el susodicho reclama benevolencia asegurando tener un corazón ositos cariñositos type, ya que tenía la opción de matar a su hija y a sus hijos-nietos y no lo hizo.

Si desde el inicio de la trágica historia era difícil aprehender o siquiera intentar esbozar las causas de semejante comportamiento, la última declaración excusatoria permite acercarse un poco más al meollo. Su abogado de oficio, pues no se si alguno quisiera defenderlo sin obligación de hacerlo, estaría presto a argumentar demencia, locura, irracionalidad, transtornos de la personalidad y sugerir que se le confinara a un hospital psiquiátrico por el resto de su vida. Todo esto en bien de la sociedad.

Y esto último lo remarco. Cuando sucede algún caso que trastoca a tal nivel la normalidad es indispensable que la maquinaria legal actue para proteger la psique social, esto es, a alguien como Fritzl no se le persigue como violador, ni como incestuoso, se le canaliza a través de la anomia; se le atribuye un carácter extrasocial producto de un problema psicológico. -No es posible que alguien que está bien de la cabeza haga eso. Puede haber violadores, puede haber homicidas, pedófilos, pero esto es algo que no puede haber. No es culpa de nadie mas que de él.

En Austria se desató el debate sobre las prácticas machistas y su relación con la posibilidad de un suceso así. Se culpa a la cultura, a la herencia, a la tradición. Pero para esta explicación hay que tener cuidado, puede ser un intento de normalizar, de socializar un elemento anómico. Y todo para el bien de una causa.

También hay que alejarnos de la manzana del relativismo. No todo está permitido ni es entendible. Kant podría servir para explicar que la eticidad del acto está en su propia posibilidad. Que cada movimiento se define como bueno o malo en tanto su propia lógica. Pero también sería alejarse hacía un vacío que nada dice.

Lo de Fritzl plantea el viejo cuestionamiento del vaso de agua. Yo veo un vaso medio lleno, tu ves un vaso medio vacío. No se puede, ni sintácticamente, hablar de un vaso medio. El reto consiste entonces en donde detener el barómetro social, con que liberalismo calibrarlo, no se puede justificar un atropello semejante pero tampoco se puede juzgar con las herramientas legales, pues son insuficientes.

Anuncios

Un pensamiento en “Entre Fritzl y un vaso de agua

  1. Sin duda este caso, como otros ya sucedidos en Europa, plantean casos interesantes para el Estado liberal contemporáneo. Como bien dices es díficil que los sistemas legales actuales tengan los elementos para juzgar esto. Lo que nos lleva a una duda básica ¿Qué tanto debe un estado liberal permitir la pluralidad de la sociedad? Hay quien dice que el liberalismo debe ser tolerante con cualquier forma de vida dentro de una sociedad, sin embargo, esto acabaría aniquilando al propio liberalismo al perder completamente los parámetos del nomos. Coincido más con los que afirman que el liberalismo debe ser un credo combativo, es decir, que pueda discriminar ciertas expresiones de la pluralidad social en los causes del estado. Creo que entonces pensar en este tipo de casos nos conduciría a un liberalismo político como el planteado por Rawls en su libro homónimo. Esto es, se deberían de dejar claras las intituciones y el lenguaje de lo público, dejar coexistir las expresiones de vida que no dañen estos postulados, pero por otro lado censurar aquellas que por su naturaleza pudieran aniquilar al propio liberalismo. Si bien el de Fritzl es un caso anómico, nos permite ver los límites del estado liberal y las discrepancias entre lo suscrito y el avance de la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: