Esos impuestos


No soy economista, ni fiscalista, ni nada.

Sin embargo, soy politólogo y como tal el fenómeno de negociación que conlleva aparejado el alza en los impuestos me parece un tema relevante en un día donde la mitad de los periódicos no atinaron más que a poner la foto de Carstens y hacer alusión a su tamaño.

A nadie nos gusta que nos suban los impuestos, sobre todo porque no vemos el reflejo directo de su recaudación. Nos gustaría ir por la calle y ver que cada podadora, cada alumbrado electrico, cada patrulla -bueno, como están las cosas we may override las patrullas, tuvieran un sticker donde se desglosara el porcentaje de nuestros ingresos que sirvio para su ejecución o adquisición. Pero eso no pasa. Queremos ser Noruega, Dinamarca, Suecia y no pagamos impuestos. Les damos la vuelta en la medida de lo posible y le mentamos la madre al gobierno en rubros donde nomas no podemos evitarlo. Es nuestra ideosincracia como país.

El paquete fiscal presentado parte de una visión liberal de la economía, que trata de poner por encima de todos los criterios la contención de la pobreza. Es un híbrido que a muchos parece no parecerles. No obstante, está pensada, trabajada, negociada y no, no está elaborada para joder al pueblo. Al contrario.

Tiene cosas que mejorar, sí.
Los diputados tienen en sus manos esa posibilidad, también.
El Presidente los obligó a hacerlo, a negociar, irrefutable.
La mayoría de las personas le entrarán al tema para conocer sus alcances, dudoso.

Anuncios

2 pensamientos en “Esos impuestos

  1. La solución a la crisis pasa por el acercamiento a tres puntos de los cuales el ejecutivo español se aleja a pasos acelerados:
    1. Una educación basada en el esfuerzo y la superación personal.
    2. La flexibilización del mercado laboral y mejorar en competitividad.
    3. La bajada de impuestos para así incentivar el consumo.

  2. Y lo irónico es que esta discusión se puede traspolar a cualquier latitud (México, España, Taiwan…) sin necesidad de cambiar más que los nombres de los que gobiernan. Nadie quiere pagar impuestos.
    Sobre lo dicho por Juan, creo que hay que hacer una clara diferencia entre crecimiento y desarrollo económico. El “paro” o seguro de desempleo, ha modificado de manera trascendental la realidad social española, aunque por otro lado (mi hipótesis) ha permitido que la gente aproveche su ocio; sólo así se explicar el boom español deportivo y cultural… ¡Son la hostía, tío!
    ¿De qué sirve que los indicadores macro estén excelentes sino para que la gente pueda tener tiempo de ocio? ¿Es deseable que los ciudadanos entren en el espiral infinito de la carrera del consumo (: “no pararemos hasta que todo ciudadano tenga un Rolls-Royce”)?

    Ah, sí, en México ni grandes deportistas ni economía competitiva. Tenemos poca recaudación y gran gasto corriente. No decidimos el rumbo claro: ni somos un buen país manufacturero donde los sindicatos no existen y por una buena cantidad te puedes conseguir varios esclavos, ni somos un país que apueste a la innovación mediante la ciencia y la tecnología. Jodidos, pues, pero contentos.

    PS: Además que, corregir a los demás, es parte de nuestra idiosincracia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: