The Masking Tape Affair.


Desconozco si es por tributo o por nostalgia, pero el edificio 10 de Palacio Nacional recuerda a sus visitantes las imagenes de la pelicula La Ley de Herodes: madera de 1970, paredes amarillentas con humedades, huecos y tallones, escritorios de roble tallado con cajones inservibles y archiveros que dan cuenta de historias ciudadanas que han quedado en el pasado.

Es por ello que el jefe inició una cruzada hace unos meses para mejorar la infraestructura e impactar en el ambiente organizacional, básicamente para dejar de parecer oficinas de Fonacot.

Cambiaron los extintores cuya última verificación fue en 1999, instalaron detectores de humo -ahora el fumar tiene una nueva connotación suicida, pues hay que estar con medio cuerpo de fuera por la ventana para que no nos caíga el H.H. Cuerpo de Bomberos-, y se hicieron con la galoniza de vinílica blanca para impregnar de luz y vida las paredes del inmueble.

No sé bien cuanta alegría se haya generado entre los colaboradores con estos cambios , pero picky como soy me he dado cuenta que es momento replantear la pregunta ¿por qué si acabaron de pintar el jueves siguen las molduras cubiertas de maskin’ tape?. Ahora resulta claro que es el legado de los pintores y superiores a este recinto histórico.

Primero pensaba que había sido accidental, o procedimental, decía -Tal vez es por si una gota rebelde se niega a secar durante el fin de semana, o probablemente como una señal al personal de que no es un juego de su mente, por el contrario, efectivamente el amarillo se ha convertido en blanco. Ahora me doy cuenta que es más bien una constancia de la inconstancia. Que es sintomático al quehacer de muchos connacionales, en donde nos falta el último estirón, el quinto partido, el quedarse en la chamba a terminar aún después de la hora de salida.

Sé que en ocasiones parece que demerito el trabajo duro de muchos, pero no me refiero a casos aislados o a falta de voluntad, me refiero a errores y vicios con los que cargamos, partes del todo que afectan sustancialmente el desarrollo de nuestra economía.

En fin, por lo que respecta al tape, mañana lo quito.

Poster de la película

Anuncios

Un pensamiento en “The Masking Tape Affair.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: