3 deseos.


Una historia corta:

Despues de un trayecto de 40 minutos por la ciudad la conoció en el reflejo del bus. Sus razgos afilados, su cabello suelto debajo de un gorro de estambre. Él estaba absorto entre las lineas metalicas del barandal y la superficie opaca del cristal.

Esperó a que pasara suficiente tiempo para intentarlo, enfocó su mirada en ese reflejo, en esa ilusion que sugería el costado del vagón. Y en el momento preciso preguntó: -¿sabes dónde es la parada mas cercana al Starbucks?

Le miraba con ojos incredulos. Era una pregunta franca, de esas que un adicto al Toffe Nut Latte hace a las 10:40 de la noche con la esperanza de encontrar dicha cafeteria abierta.

Le tomó de la mano y esperó.

Ahora disfrutan de un café, y escriben entusiasmados sobre un par de servilletas nombres de ciudades, automoviles y libros. Como si el tiempo no fuera factor, como si nunca no se hubieran bajado del transporte que los llevó hasta ese punto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: