El día de hoy por la mañana me encontraba caminando por concurrida estación del metro cuando mi rodilla se impactó contra la esquina de un changarro. Como algunos se podrán imaginar estaba prensado del teléfono entrometiéndome en la vida de otros vía tuiter, cuando sentí el dolor punzante en la parte inferior de la rótula. Al levantar la mirada pude ver la risa ahogada del encargado, más no podría discernir si fue por el golpe o por mi cara de enojo sin sentido, puesto que no había responsables a quienes reclamar.

Oh, sorpresa, era un puesto de libros.

Rápidamente se fue el coraje al ver una fina selección de títulos que corría desde Quibole de Jordí Rosado hasta el de Tuaiglait y New Moon. Puro clásico. En el inter estaba un libro que llamó la atención por dar cuenta de su evidente formato de editorial Anagrama, y un color rojo chillón enmarcando el título Pedro Páramo. Ese libro que ha valido la carrera de Juan Rulfo y cuenta una historia propia y ajena de la mexicaneidad. Ese libro que no tenía porque comprar y sin embargo acabó en mi bolsillo, seduciendo la mente palabra a palabra entre el vaivén de los vagones del metro. Ese libro que utiliza párrafos para agredir al lector y comillas para sorprenderlo.

Ahora descansa en el mueble lateral de esta oficina, y probablemente se quedará ahí por un tiempo, con la portada izada al aire, y la guarda en blanco, esperando una dedicatoria, una razón de sí mismo. Funge como recordatorio de que a pesar de que hay días buenos y malos, siempre hay sorpresas y motivos.

Estos incidentes fortuitos suelen reactivar la veta optimista en su servidor, weird I know. Pero ahora, tras un martes que fue lunes, donde todo salió mal, me permito agradecer las veredas aleatorias que han llegado a consolidar grandes amistades y tuiteramistades, agreguenle un comienzo con una niña que hace muchos años escribía “Life is a risk”, y al día de hoy puedo voltear a ver, sonreír y sentirme afortunado.

Yo no sé dónde encontrarte, pero sé que será un placer transitar por el mismo trecho, sea donde sea, en Comala, León o el Distrito Federal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: