Me prometí a mí mismo.


Me prometí a mí mismo,
Que dejaría pasar un tiempo
A sabiendas del riesgo,
Y el acecho del desasosiego.

Me prometí a mí mismo,
Caminar tranquilo en espera,
Inventar dos tres historias
Siendo tú nuestra propela.

No soy tan ingenuo,
Ni puedo ser tan bueno. Me duele.

Me prometí a mí mismo,
Comprometer el drama y tener las palabras correctas
Construir en días corrientes un posible.
Abanderar la prospectiva de futuro.

Nunca he sabido de momentos,
Y por distracción sugería que era el nuestro:

La piel es la frontera, y no puedo
                                             -o he podido-
Prestarte mis ojos y mis venas,
Compartirte lo que veo y lo que siento
Que tú y yo somos nosotros,
Con el hábito de la nostalgia.

El nuestro se construye con pasado,
Se deslinda y enriquece.
Sólo tienes que abrir tus brazos
Y destruir los cimientos: saltar.

Si te digo que me voy así era.
Si te digo que me quedo se pervierte.
No te digo nada, no digo nada, me lo quedo
Aunque me duela.

Ahora fuiste tú, quien dejó un mensaje en el contestador,
Sabías que lo buscaría.
                    Y así fue. Así somos.

Si algo (des)entiendo en el tránsito por tus letras.
Es que estás mejor así, sin el nosotros.
Pero parte de esta promesa se mantiene,
me despido,
con una sonrisa sincera y el espíritu roído.

1 2 3 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: