Sábado 31 de septiembre


Hoy desperté de un día muy cansado. Por fin puedo despertar en un sueño plácido. Un sueño donde las relaciones de pareja son o no son, donde la soltería retoma su valor no por contraposición, sino por cuenta propia.

Las amistades se hicieron presentes -y el sueño tal cual es- por periodos distintos, a pesar de que es difícil saber realmente el tiempo que duró cada interacción, en dicha ensoñación había un balance.

Oriundos diversos, personajes completos. Ahí estaban, ahí estabas tú, en tanto te conozca en persona, sino, no me acordaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: