Extraordinario


La lectura de esta semana de vacaciones consistió de un libro de “novela filosófica“, otro de administración de equipos y otro de pensamiento de diseño [design thinking].

La conclusión es una y muchas: Para hacer algo extraordinario, hay que hacer algo extraordinario.

Todos estos textos están colmados de ejemplos de grandes empresarios, pensadores clásicos, políticos capaces e individuos comprometidos que tienen como constante una pasión, así como hábitos intachables aunados a una inteligencia pragmática. En el fondo todos tenían una idea y disposición para aprender a mejorarla. Sólo se pusieron a hacerlo, con humildad y persistencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: