Existen dos momentos en el día…


Que funcionan como puntos de inflexión en el ánimo del individuo.

El primero es variable y está directamente asociado a la primera complicación laboral/personal que surja. De como se confronte y resuelva depende la tasa de crecimiento de la felicidad de ese día. Normalmente la resolvemos bien y pues nada, nuestro día asciende en materia de acumulación de momentos satisfactorios.

El segundo momento es fijo. La mediana se refleja aproximadamente una hora antes de ir a dormir. Cuando cerramos el día, recapitulamos nuestras actividades, agradecemos las posibilidades brindadas por esas horas transcurridas, ya sea a través de un encuentro con amigos, compartiendo espacios con la pareja o formulando historias para las jornadas venideras, incluso en la ausencia de actividad mental o física rigurosa.

Dicen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: