91 horas


Es más o menos el periodo inoperante de un servidor respecto a sus responsabilidades laborales. No es por falta de ganas, es una suma de contextos y vicisitudes.

Con highlights personales importantes -que obsta decir ahondan el contraste- descubro que es momento de cambio.

Como Heráclito, que no se bañó nunca dos veces en el mismo rio.

Yo no pasaré 182 horas en sendas circunstancias.

Les amo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: