A minor incident


There’s nothing i could say to make you try to feel ok
And nothing you could do to stop me feeling the way i do
And if the chance should happen that i never see you again
Just remember that i’ll always love you

Complemento el fragmento anterior en un callejón colmado de energía. Abro los codos esperando una corriente de aire que me permita desentender muchas cosas.

Hoy se encendió el motor que echa a andar la máquina de la nostalgia con la cual escribo el texto a cada cierre de año. Se encendió cuando caminaba en un trayecto trivial por una calle histórica. Al notar reflejos de luz emanados de la ventana de aquella casa que habito sin ser huesped. El rostro conocido de un desconocido que saluda sin más pretensión que acortar las banquetas y sacarle provecho a cada tarde. Entonces fue que me di cuenta de como la balanza de este año viene cargada y no tengo aún fiel que la sostenga. He perdido o estoy por perder buenas amistades. He ganado o estoy por ganar logros indispensables. Estoy seguro que no cambiaría nada, aunque eso cambie todo. Y eso es lo que resuena en la parte posterior de mi camino, sin que por ello me detenga a medir mis pasos. La musica, los conciertos, las firmas, los oficios, las historias, los monotemas, el noviazgo, la solteria, la camaradería, el entusiasmo y la tristeza. Los meses que no recuerdo y los días que permanecen todavía entre mi dedo indice y pulgar.

Las olas de nada que arrasan con los jeans que no he comprado, el celular que suena cuando nadie llama y la vibración de las alertas que no inquietan. El centellar de un foco que cambia de colores y domina los minutos del abajofirmante. La flojera de pensar en pensar y el pensar en no dejar de pensar por flojera.

Los silogismos no escritos y los versos descritos en espacios anodinos como el anterior fragmento que compartí con ustedes son mi principal preocupación; como el oficio de un escritor amateur que no vive para sus textos, pero sus textos no se escriben por la ausencia de quienes son personajes y protagonistas.

Eso es este jueves. Un jueves más, poco antes de que acabe el año.

Anuncios

2 pensamientos en “A minor incident

  1. Resulta curioso, estoy resfriado, abotargado y me cuesta pensar. Así que tengo que pensar en pensar, y he pensado que a lo mejor en este mundo nuestro habría alguien más que estubiese como yo. Y mira por donde he tropedado con este texto, publicado el mismo día de mi falta de sesera.
    Por cierto, lo que cuesta pensar y lo fácil que le resulta a algunos.

    • Por el vocabulario que empleas seguramente estas a muchas latitudes. No obstante, espero que te encuentres mejor en lo que respecta a ese resfrio de otoño. Y que esto sea más que un pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: