Qué hacer en un mundo donde todo está hecho.

Según Clay Shirky la transición y verdadera transformación del internet se da cuando permite a los usuarios generar sus propios contenidos. La llamada web 2.0 nos vuelve a todos editores, autores, directores y artistas. Más aún, las grandes desarrolladoras de Software como Microsoft y Apple crearon programas que permiten la edición de imagen, voz y video de manera sencilla.

En una primera etapa esto parecía empoderar al usuario desde la perspectiva de generación de contenidos, sin embargo, muchos argumentaríamos que degenero en espacios como CanIHazCheeseBurger y 9gag.

Por ejemplo, cursi como soy estaba listo para utilizar mi teléfono y grabar ayer por la noche el poema de “La Noche quedó atrás” en voz de la inconfundible voz de Universal Stereo. Esto con un objetivo de compartirla con todos.

Ahora bien, únicamente tuve que entrar a YouTube para descubrir que muchas personas ya habían tenido semejante idea. Helás.

La situación anteriormente descrita fue la que me hizo preguntar el título de esta entrada.

¿Qué hacer en un mundo donde todo está hecho?

La respuesta la encuentro por dos vías, entendido como la posibilidad de ir caminando con los ojos bien abiertos, esperando aquella gran idea que otros han tenido en el terreno de las necesidades tangibles pero nadie ha tenido a bien subir a la red. O por el contrario, imaginar un mundo al límite de la especialización, donde se haga una búsqueda exhaustiva en los anaqueles del internet y las redes sociales, cuando tengamos una duda razonable de que no hay algo así, PUM, compartirlo y espera que ello se vuelva “viral”, que contagie, que sea original y permita a terceros retomar las características esenciales y darle vuelo a nuevos conceptos.

Esto último suena demasiado abstracto, pero ¿entonces que son todos los tumblers? sino una colección de imagenes opacas, algunas con textos superpuestas y contrastes suficientes para enmarcar frases e ideas de tiros y troyanos.

Es pregunta.

Son muchas preguntas en realidad.

Aunque sigo prefiriendo a Burnett, si BrainPicker sacó este postito es por que sigue siendo relevante.

Tecnología + Social Media + a great idea.

¿Se imaginan pedir pizza apretando un botón en su refrigerador? (Independientemente de how lazy eso te hace o de la sonrisa que pudo haberte causado imaginarlo si eres amante la misma)

Pues a los de Red Tomato Pizza se les ocurrió, lo organizaron y a parte de incrementar sus ventas, están marcando tendencia en Cannes respecto a la realización de campañas con una alta proporción de desarrollo tecnológico.

Su campaña no está únicamente enlazada a la posibilidad técnica, sino como a través de las redes sociales generaron buzz suficiente para contabilizar un retorno de inversión de 8,000,000 USD. Y la verdad es que si mencionan gratuitamente FORBES, Gizmodo, Time, Mashable, Fox y otros, probablemente sea cierto.

Aqui uno de los videos que se produjeron, aunque el que mejor cuenta la historia está en Adverblog.


Buen fin de semana, lector/lectora querido/a.

El hábito de cambiar (hábitos)

Trabajar en redes sociales es analizar todo el tiempo la manera como interactuamos, lo que nos motiva y nos mueve.

Trabajar en redes sociales es constantemente adoptar una óptica neutral sobre contextos, aunque los contextos que damos nunca resulten neutrales. De ahi que me permito compartir la primera idea que he venido platicando desde hace un par de semanas y sobre la cual estamos adaptando estrategias para que nuestros clientes y clientas se hagan escuchar: las redes sociales como hábitos.

Ciertamente no suena por principio innovadora la máxima antes expuesta; sin embargo, muchos bytes se han escrito delineando la función de las redes sociales como vehículos, como facilitadores, como espacios de interacción -que lo son-, pero no como rutinas tan íntimas y recurrentes como el aseo personal o las tradiciones familiares. Es ahi el cambio de enfoque.

Pongamos un ejemplo. Si un político quisiera verdaderamente diferenciarse en época electoral, no es a través de spots o bardas, cuyo único objetivo debería de ser incrementar el reconocimiento, que tiene una directa vinculación con la intención del voto. Si quiere posicionarse en la mente del electorado, construir una personalidad o celebridad en razón de su individualidad debería meterse en la alcoba del ciudadano.

Tal como el individuo promedio no razona la secuencia con la que se baña ni cuestiona la comida semanal con la familia política -por lo menos no públicamente-, así tampoco altera sustancialmente sus actividades en Facebook, sus horarios ni sus interacciones. Según el libro de Grouped, escrito por uno de los analistas más importantes de Facebook, pasamos la mayor parte del tiempo hablando con las mismas personas y sobre los mismos temas: ¿cómo diablos haremos los encargados de redes para hacer que hablen de nuestros clientes?

Esa pregunta se corresponde con la formación de hábitos, y su respuesta la estaremos dando entre todos, poco a poco.

M

-Sobra mencionar que el entendido es ingresar en la cotidianeidad, no invadir el espacio personal 😉

Contar historias.

Con la visita de Benedicto XVI una de las notas políticas de menor peso pero mayor fondo fue el saludo entre Vicente Fox y Andrés Manuel López Obrador. Como si fuera un acto preconcebido, estas figuras antagónicas estrecharon sus manos en el marco del evento con mayor cobertura mediática del presente año.

La fotografía que adjunto a esta entrada refleja una historia, la posibilidad de que los reporteros tuvieran la cámara lista refleja otra historia -el pitazo de alguien-, las declaraciones de AMLO horas después reflejan otra historia -un llamado a sus fieles a reconocerlo tal cual es-.

Todo el hecho tiene suficientes aristas para hablar de un candidato reconciliado aún con su peor detractor o de un expresidente ávido de atención que en el fondo quería que el perredista no le devolviera el saludo, para después pronunciarse sobre la incongruencia del tabasqueño. En ambos casos la circunstancia fue una y de la manera más personal, con una de las formas de cortesía más básicas de la interacción humana.

Todo este contexto fue lo que me llevo a la siguiente reflexión: los periodistas deben conocer y aprovechar los límites de la nota si quieren que tenga relevancia mediatica, pero siempre dentro del terreno de la “verdad” para evitar controversia y una afectación a su reputación. Las redes sociales no contemplan esta cuidadosa selección de ideas, imagenes y contextos, por el contrario, reflejan la opinión más íntima de quien sugiere plasmar sus ideas en Twitter, Facebook o cualquier otra red social. Es aquí donde la agregación de opiniones forman una “opinión pública” en el sentido más amplio de la palabra. Y donde los periodistas digitales encuentran el reto más importante, porque al ser una agregación de fotografías es aún más probable cometer la pifia de distorsionar los hechos.

Es entonces donde entra “diseño de contenidos“, que es y será el principal reto para aquellos que nos dediquemos a estas nuevas formas de comunicación. No somos curadores de información -únicamente.- ni generadores de contenido; es la gente la que los genera y nosotros los que tratamos de contar una historia con ellos. El que logre contar las mejores historias, las más verosímiles y útiles, será el que conquiste la labor de informar, delinear y plasmar estrategias en redes sociales.

En otras noticias.

Amo mi vida… Amo cada minuto.

Amo hablar con mis padres, escuchar a mi hermana, besar a mi novia, reir con mis amigos y abrazar a mis colaboradores.

Amo sin reservas, no me cansa.

Amo dibujar, escribir, pensar, imaginar, tener y no tener. Amo dejar pasar y detener.

Amo amar(les)

Y como dicen por ahi, el que hace lo que ama esta benditamente condenado al éxito. ¿Verdad Facundo?

Desconectate para conectarte.

Pensamiento Activo

Categorizar correctamente las cosas puede llevar al éxito.

Sin embargo, esto no siempre fue así, existió un tiempo en el cual Aristoteles, quien valora el la retórica únicamente como un arte que se contrapone a la dialéctica de Platón, no existía ni era la base de pensamientos modernos en estructuras cambiantes. En esa época la educación era parte de un todo y la especialización del individuo era un mal necesario.

Hoy en día se da una metacategoría que impide pensar la realidad a partir de visiones aplicadas del pensamiento clásico, de ahí el título de este post. Y ahora dicen -Ahhhhh…

O no, ciertamente la contradicción emana de la reciente lectura de filósofos políticos y de la ciencia, que se mueven desde una perspectiva causal y efectiva, sin tomar en cuenta dicotomías arcaicas.

Es por ello que me aventuro a comentar con ustedes dos tipos de pensamiento: el activo o el pasivo (ahhhh)… El pensamiento activo es sin lugar a dudas el terreno donde me gusta moverme; sin embargo, no es la astucia práctica que yo pensaba. Es una forma de conducta que no toma microdecisiones ni le hace al multitasking, por el contrario, toma café, jugo y pan tostado por las mañanas. Pondera su lugar en el tiempo y espacio y amarra principios de comportamiento básicos que se reactualizan con una periodicidad de 24 horas.

No es posible llevar a cabo las grandes reflexiones y vivir en una sociedad hipertodo como la nuestra. Pero tampoco podemos andar por ahí pensando que el multitasking es loable. Mucho menos dedicarnos al pensamiento pasivo que colinda con la apatía que tan jodido trae al país.

En fin, como lo demuestra el léxico y la sintaxis de este artículo. Para ser claros tenemos que tener claridad y para tener claridad tenemos que pensar activamente sobre las posibilidades y opciones que nos son brindadas día con día. Y no desaprovecharlas.

Las grandes preguntas

Si alguna vez me cruzas por la calle
Regálame tu beso y no te aflijas
Si ves que estoy pensando en otra cosa
No es nada malo, es que pasó una brisa

Dejando de lado mi insospechada cita a ciegas del sábado, con una muy linda filósofa que temía al mal en todas sus vertientes, hoy me doy a la tarea de compartir un par de ideas con ustedes.

La primera se reafirma bajo el concepto de trabajo. A diferencia del amor, donde cada uno tenemos una concepción propia del mismo y no hay un significante que lo abarque, el trabajo en lo general se entiende como la actividad productiva que llevamos a cabo a cambio de una contraprestación. Para los economistas es el costo de oportunidad del ocio. Para los músicos es la gratificación monetaria por una pasión. Para la mayoría es una rutina que versa sobre actividades que nos son relativamente placenteras en un ámbito para el cual forjamos una preparación académica o un oficio.

La segunda es sobre la ética de negocios como sustrato de nación. Por actividades recientes me he metido un poco al ámbito empresarial, y es diametralmente distinto a lo que vemos desde nuestro escritorio de burócratas, los burócratas como su servidor. Es un espacio de constante negociación en terrenos de confianza y poca norma. La base para esta idea se determina de aquella máxima que pondera, para el gobierno todo lo que no está expresamente permitido está prohibido, no así para el ciudadano que tiene una razón de libertad ampliada hasta aquello que este expresamente prohibido. Vaya, lo que les estoy tratando de decir es que en los negocios la reputación y la confianza son la base, y pues la economía de eso depende. Por lo que estoy como la burra al trigo.

Mejor les hubiera platicado de mi cita a ciegas.

Personas

Casi cualquier anuncio que nos gusta y recordamos tiene personas. Personas sintiendo emociones y transmitiendo ideas. Esto para muchos de ustedes que disfrutan o están asociados con la industria de la publicidad no tiene nada de nuevo. La movilización a la acción -en muchos casos compra- está dada por la posibilidad del producto o servicio de llegar a las emociones del individuo.

Los anuncios chistosos normalmente duran poco en la memoria de la gente y no siempre están asociados a la compra. A que se deba no es claro, pero muchos libros se han escrito y para vender lo único que funciona es la identificación a través de la fascinación o una clara idealización.

Puede ser estéticamente agradable algún anuncio, ya sea en impresos, televisión o hasta radio, pero eso no es condición suficiente para lograr el objetivo.

Las redes sociales son personas atrás de ceros y unos, son códigos de programación que en un sentido muy amplio, reflejan la personalidad de cada usuario, por medio de una selección de intereses, fotografías y fragmentos que desarrollan un perfil que se desea transmitir a otros conectados en nuestra red.

Aquí no hay publicidad, pero sí la hay. El medio es ahora el mensaje y cada marca debe esforzarse por ser una persona que transmita, ya no son personas que se usan en espacios con maquillaje, iluminación y fotógrafos profesionales. Ahora cada compañía es un ente entre otros entes. No es piramidal, por el contrario, para cualquier usuario de Twitter es sencillo hacer llegar su molestias a compañias como @liverpool, @telcel, entre otras. Y ellos pueden no responder, pero se ven sujetos al escrutinio público.

A lo que iba es que en este mundo, y en estos días, donde estoy absolutamente pegado a una computadora, me queda clara la necesidad de estar con personas de carne y hueso. Aunque tome tiempo entender cuan distinte se encuentra uno de ellas cuando a cada babosada le pone RT, lo publica en su wall o sube fotos de fiestas pasadas.

Les amo. Y no duden en impulsarme a escribir un libro en el tema. Prometo que solo refriteo ideas de muchos libros, tratando de entender meta realidades.

Blog de WordPress.com.