La teoría del caballo muerto.

Esta ilustración me la hizo llegar mi padre la semana pasada.

La comparto con ustedes porque creo que contiene tremendo valor para emprendedores, empresarios, colaboradores y todos aquellos que tienen proyectos de orden personal y profesional. Los demás asumo están en estado de coma.

Abrazo,

 

Anuncios

La tenebrosa historia de la agencia de seguridad que te regala una casa.

Caminando de regreso a la oficina me encontré con un banner pequeño de “La Mejor Agencia de Seguridad de México” colocado humildemente contra la pared de un edificio sobre Avenida Chapultepec, muy cerca del Ángel de la Independencia; en este anuncio los diseñadores hacían gala de los atributos de dicha empresa a un costado de la ilustración de un amable polícia-oficial-agente-transito.

Sin embargo, lo que llamó mi atención fue que en la parte inferior incorporaban la promesa de participar en una rifa de una nueva residencia a cambio de contratar sus servicios. Esto me sorprendió de sobremanera. Tal vez porque no soy experto en seguridad, o porque no conozco las glorias de estrenar casa. Aún así y hasta el momento sigo sin entender que llevó al estratega, vendedor, jefe de la compañía a pensar que esta es una buena estrategia de ventas. ¿Será que aquel que quiere seguridad en su casa en el fondo prefiere mudarse? ¿Será que los ejecutivos encargados de contratar la seguridad de las empresas, están tan mal pagados que una promoción de este tipo es un verdadero driver de compra? No lo sé.

Lo que sí se es que vender es más simple y más complicado de lo que parece. Y si cada promo, cada banner, cada tuit que saca una marca contiene los valores primordiales del equipo, la mística de la compañía, será más fácil vender. Y no tendrán que regalar cosas así como así.

En ocasiones me preocupo

Después de todo es más facil amaestrar que quitar mañas. O por lo menos así se dice en el mundo de la charrería.

Por mi parte he logrado cumplir casi todas las metas propuestas para este año. Hay días que es más complicado, pero en lo general vamos por buen camino. Mas no me es tan claro en la cancha de mis pares, que sin ganas ni interés caminan día a día esperando algo que les atraiga, les motive o en concreto les abra los ojos. Pero no es ese mi papel, ni quiero que lo sea. Quiero aportar nada más en pos de ese proyecto común, desde el ámbito de mis responsabilidades.

Hoy acabo muy preocupado, espero sea el puente y no una mala decisión.

M

A minor incident

There’s nothing i could say to make you try to feel ok
And nothing you could do to stop me feeling the way i do
And if the chance should happen that i never see you again
Just remember that i’ll always love you

Complemento el fragmento anterior en un callejón colmado de energía. Abro los codos esperando una corriente de aire que me permita desentender muchas cosas.

Hoy se encendió el motor que echa a andar la máquina de la nostalgia con la cual escribo el texto a cada cierre de año. Se encendió cuando caminaba en un trayecto trivial por una calle histórica. Al notar reflejos de luz emanados de la ventana de aquella casa que habito sin ser huesped. El rostro conocido de un desconocido que saluda sin más pretensión que acortar las banquetas y sacarle provecho a cada tarde. Entonces fue que me di cuenta de como la balanza de este año viene cargada y no tengo aún fiel que la sostenga. He perdido o estoy por perder buenas amistades. He ganado o estoy por ganar logros indispensables. Estoy seguro que no cambiaría nada, aunque eso cambie todo. Y eso es lo que resuena en la parte posterior de mi camino, sin que por ello me detenga a medir mis pasos. La musica, los conciertos, las firmas, los oficios, las historias, los monotemas, el noviazgo, la solteria, la camaradería, el entusiasmo y la tristeza. Los meses que no recuerdo y los días que permanecen todavía entre mi dedo indice y pulgar.

Las olas de nada que arrasan con los jeans que no he comprado, el celular que suena cuando nadie llama y la vibración de las alertas que no inquietan. El centellar de un foco que cambia de colores y domina los minutos del abajofirmante. La flojera de pensar en pensar y el pensar en no dejar de pensar por flojera.

Los silogismos no escritos y los versos descritos en espacios anodinos como el anterior fragmento que compartí con ustedes son mi principal preocupación; como el oficio de un escritor amateur que no vive para sus textos, pero sus textos no se escriben por la ausencia de quienes son personajes y protagonistas.

Eso es este jueves. Un jueves más, poco antes de que acabe el año.

Forecasting

“Así crecí volando y volé tan deprisa
que hasta mi propia sombra de vista me perdió,
para borrar mis huellas destrocé mi camisa,
confundí con estrellas las luces de neón”
Joaquín Sabina.

Entonces, extraño escribir, y no escribo porque paso más minutos de los que debería pensando que escribir. (La cacofonía es a proposito ¬¬)

Paso mis días con prudente alegría, segmentados casi siempre en moldes de 140 caracteres, sumando prospectos de análisis y reportes periódicos, reportes a clientes y reportes a personas importantes que al tiempo enredo para evitar perderlos en el oceano de la cotidianeidad.

Escribo fragmentos de poesía que comparto en espacios vacíos y me aferro al presente porque itinero pasado, confronto futuro y aplaudo el muy corto plazo, que se ríe al darse cuenta de los grandes cambios, que llegasen sin esperarlos, pero que en el fondo no requiriesen ninguna mayeutica para sentarse a charlar en la mesa.

Fumo más, aprendo-disfruto más y extraño más. Así se resume este lapso atemporal que transcurre entre certidumbres y peñascos conceptuales.

Les amo.

Breves enseñanzas del Corona Capital

Pocos eventos en la Ciudad de México que hayan sido tan reseñados como el concierto del sábado; sin embargo, durante todo el transcurso estuve recopilando fragmentos de información pop para cuando yo organice el mio y, pues me gustaría compartirlos con ustedes.

1.- No seas tan hipster. Hubo un chico que entre los más de 80,000 asistentes logré reconocer muchas veces. En su caso el corte de pelo distintivo y los lentes de sol en la obscuridad no eran verdaderos reflejos de su personalidad, sino la tenaz capacidad de llevar una silla que se había robado del area de comida en la mano, de forma que pudiera sentarse a ver a sus artistas favoritos. El único problema era que no veía más que espaldas. No hay que ser.

2.- Las tortas de jamón tienen mala publicidad. En el food court había una fila de 40 minutos para comprar una pequeña pizza carisima de Dominos, las tortas tenían 3 individuos máximo en espera. Llenan el hambre igual y te hacen recordar un fragmento de la infancia.

3.- Portishead suena muy bien y al parecer está lleno de elementos alusivos a la femeinidad, los hombres sentados y las mujeres paradas -por lo menos en el área en la que yo estaba.

4.- 4 bocinas son mejores que 2 bocinas. Sin ser técnico o especialista, resultaba evidente el equipo alquilado no era suficiente, en otros festivales que he asistido son menos personas y la infraestructura es el doble. De esta forma evitas subirle mucho al volumen y que se distorsione cualquier sonido. Vaya, eso lo vemos hasta en nuestras fiestas caseras.

5.- Lleva tu paciencia -y cigarros. Por más que se promueva el transporte público es poco probable que no tardes mucho a tu llegada y mucho menos a tu partida. A menos que como tu servidor y otras decenas de miles de personas te vayas a la tercera canción del estelar porque suena mejor en tu iPod classic que te regalaron hace 3 años. (Aunque últimamente a cierta hora de la noche salen individuos Marlboreados con mochilas luminosas que son como un oasis de nicotina cuando crees que todo está perdido)

6.- Disfruta tu compañía. No soy el más conciertero, pero sí tengo en mi haber unas cuantas decenas. Y más que criticar la organización del festival que nos trajo esta marca de cerveza, lo positivo fueron las personas con las que iba. Broma por aqui, chiste por allá, tonadas compartidas y ganas de ir al baño generalizadas nos dieron una cadencia bastante amena durante el tiempo que pululamos por el Autodromo. Y eso fue más que suficiente para que la música de fondo fuera comparsa y no la única protagonista.

El texto de Hugh para esta ilustración hablaba de los buenos maestros, y como te inspiran a aprender y ejecutar, no te dicen que hacer.

Yo únicamente agregaría que, como muchos saben, en el fondo tengo la convicción de que el único maestro que tenemos somos nosotros mismos. El aprendizaje viene de nuestras interacciones con los demás, aún buena enseñanza y consejo; sin embargo, si uno no tiene la apertura para crecer y mejorar, no hay poder humano para obligarnos.

Que tengan muy buen día.

 

 

 

En un Starbucks

La integración de procesos es un esquema aplicado principalmente a las empresas. No obstante, conlleva ciertas analogías con el desarrollo personal que me gustaría comentar con ustedes.

Para que este Starbucks desde el que escribo garantice que mi Chai siempre tenga el mismo sabor existen mecanismos estandarizados que son su verdadero valor, por encima de la marca misma. Para que una persona crezca y ayude a crecer a los demás tiene que ser la misma desde que despierta hasta que se va a la cama. En reuniones, en el tráfico, en el gimnasio, en la oficina. En todos lados da señales claras sobre su forma de pensar y actuar.

La mayoría de los blogs exitosos dan parámetros de conducta para aquellos que son proclives a la reflexión -y tienen tiempo e interés de leer sobre temas relacionados. Estos establecen sencillos pasos, breves guías y elementos constantes sobre formas socialmente correctas de desenvolverse. El problema es que la persona que lee que la corbata azul inspira tranquilidad en una reunión que se espera algida, no está tranquila. O aquella tras leer sobre civismo, no relaciona que las reglas mínimas de cortesía en el tráfico son las mismas en el supermercado o en el antro.

Los procesos para tomar decisiones, considerar a terceros y bajar los pies de la cama al iniciar el día están dados por un individuo que tiene un contexto y un pasado.

En mi caso, como ya les había dicho, tengo un trastorno similar a la amnesia, con los pros y contras que eso acarrea. Por lo general no puedo recordar ninguna anécdota hasta que un tercero no lo hace, de ahí en adelante concateno memorias, recuerdos y experiencias, pero no antes. Ese es el reto, cada día me obliga a replantear que persona quiero ser, aunque ya sea una persona de facto, el hecho de no recordar de manera expresa me obliga a hacer una recapitulación mental: Hoy quiero ser atento con todos los que me encuentre, responsable en mi trabajo, claro en mis ideas y sencillo en mi caminar.

Redondeando el argumento, creo que a cada momento hay que reflexionar sobre las cosas que están en el vagón de cada microdecisión. Es cansado sin duda, pero te das cuenta cuando no estás ponderando los elementos correctos, estás metiendo en el carrito del super cosas que no necesitas y por ende afectando tu posibilidad de dejar una huella positiva en las 24 horas que tiene ese día. Un día a la vez.

Que tengan un excelente fin de semana.

P.s. No todo se trata de nosotros, se trata de los otros, y que hacemos para y por ellos.

De fondo la fuente y la de Gravity de John Mayer (También se podría titular a este post “Escalando”)

Cuando era un poco más joven solía emplear mucho la analogía del alpinismo, las montañas, pendientes y declives. Siempre me ha intrigado la suma de características que se necesitan para llegar un punto de estabilidad y equilibrio. Desde la correcta selección de opciones, la suma de aptitudes y la entrega necesaria a cada proyecto. Son elementos que constantemente pondero para cerrar el día.

Es más, hago como que leo al respecto.

No me puedo quejar, mis circunstancias me dieron la oportunidad de conocer facetas distintas de cada problema. A veces. (Por cierto, ¿qué pasó con el programa Oportunidades del Gobierno Federal? Ya nadie habla de él, ha de sentir refeo)

Estoy cerca de muchas personas que quiero y lejos de otras tantas, estoy sentado a un lado de la fuente que esporádicamente me da tranquilidad con el arrullo de su cauce y descubrí la opción de Genius en el Itunes, por lo que la música va bien.

Me meto en proyectos a granel y en algunos las cosas salen bien y otros se quedan en un perpetuo stand-by. Pero que les digo, si eso ustedes ya lo saben. Aún así me gustaría poder compartirlo más con más de ustedes. Porque luego sí los extraño, aunque lo duden.

El HUB y 2006.

Dos cuestiones más a compartir:

Tengo un nuevo proyecto personal, abierto a quién le quiera entrar. Lo encuentran en su blog y en su tuiter

Leí un correo de 2006 de una exnovia que quise mucho sin querer. Así nomás. No soy de los que suelen pensar en el pasado, en realidad he llegado a pensar que tengo algún tipo de mal que me impide recordar a menos que me recuerden. Fui al doctor una vez y así.

Es por ello que resulta kitsch. Es un mail muy cursí, muy emocional y muy de preparatoria. De verdad que cambiamos con el tiempo. No creo que nos volvamos más complicados. Bueno, sí lo creo, pero tampoco sugiero que sea para mal.

Que tengan bonito fin de semana.

Les amo.

Blog de WordPress.com.