Más sobre el valor de las cosas.

 

“En nuestro contexto, una forma más sencilla de pensarlo es así: Valor es ayudar a los otros. Si estás tratando de construir un negocio y arrancas por medio de apoyar a los demás, estás en el camino correcto. Cuando te desanimes pregunta ¿cómo puedo dar más valor? o más fácil ¿como puedo ayudar más a mis clientes?.

La libertad y el valor tienen una relación directa. Puedes buscar la libertad para ti mientras creas valor para los demás. Como lo vimos en la discusión sobre la convergencia, un negocio es exitoso por el valor que entrega a sus clientes.

Más que cualquier otra cosa, el valor se refiere a necesidades emocionales. Muchos empresarios hablan de su producto en términos de sus características, pero es más efectivo hablar de los beneficios que reciben los consumidores. Una característica es descriptiva, un beneficio es emocional.”

Tomado de: The $100 Startup

Anuncios

El valor de las cosas

“Entonces con una Fan Page puedes hablar con tus clientes potenciales y así pues vender más”
Un joven empresario hablando por celular en la Glorieta de la Cibeles.

En la fila de quince minutos para pagar el café pude articular las líneas generales de este texto que quiero compartir con ustedes. Es sobre el valor de las cosas y su relevancia para la conformación de un negocio sustentable.

Durante los últimos tres años he sido consultor. El sueño de muchos materializado a mis veintitantos años. La libertad de ser tu propio jefe, perseguir tu sueño, tirar los dados y esperar que con la suficiente persistencia lograrás un estilo de vida, no únicamente un sueldo.

Este proceso ha sido complicado y apasionante.

La parte complicada no ha sido crear un producto ni armar un equipo, la parte complicada ha sido determinar que es aquello que genera valor para las personas. Entender que no importa si la solución que estás proponiendo verdaderamente solventa las necesidades de tu interlocutor.

El café de esta mañana no es más rico, ni más rápido –especialmente no más rápido- que poner la cafetera con un buen grano colombiano; sin embargo, estamos dispuestos a pagar hasta 40 pesos a expensas de nuestros bolsillos. ¿Por qué? Por que creemos que lo vale.

Desde la óptica del mercado que a partir de hoy dejaré en stand-by, ser consultor en comunicación es un buen negocio. Todos tenemos necesidad de comunicar, para vender y convencer, para conseguir al amor de nuestra vida. Y sin duda alguna, a pregunta expresa estaríamos dispuestos a invertir aunque sea un poco con tal de lograrlo; no obstante, cuando llega el coach, la celestina, el congreso de ventas, difícilmente abriremos la cartera. No porque no queramos lograr nuestros objetivos, pero no vemos el valor real de estos servicios, y mucho menos cuando requieren que nosotros hagamos la mayor parte del trabajo.

En el caso de internet y redes sociales el tema es aún más complicado, porque al no existir barreras a la entrada, pareciera que el “experto” es un charlatán que simple y llanamente tiene más tiempo libre para perderlo en Facebook y Twitter. Y muchos de ellos lo son. Es ahí que el mercado guarda sus reservas y espera a que existan los mecanismos para garantizar que quien está ofreciendo el servicio, y al que le habría de dar mi dinero, no me esté tomando el pelo.

En internet, jóvenes como el de la cita al inicio de este texto, están tratando de hacer negocio con las actividades que llevan a cabo en su vida diaria, y no los culpo, pero en mi caso resulta ya evidente que no hay mercado, no hay suficientes personas o empresas dispuestas a pagar por mejorar su presencia en internet con un servicio profesional. No es que no quieran vender más pero prefieren hacer fila en Starbucks.

IDEO – o de como perderle el miedo a la creatividad.

David Kelley es el papá de los pollitos en lo que a Design Thinking se refiere. Es un buen contador de historias y particularmente la del 2012 tiene mucho sentido.

¿Cómo hacer para motivar a las personas a desarrollar el músculo creativo? ¿En qué contextos es positivo y bajo que reglas se crea valor antes de apropiarlo?

Muchas preguntas.

Sobre el silencio y la productividad…

Some of you may have tried to reach me this morning and found that I was unavailable. That’s because I was knee high in muck with my husband and some friends. We were out having what I call clamming wars, here on Cape Cod.

I have to admit, my team was quite vocal everytime we scored a clam, which by my count was many. The other team raked for clams quietly in the distance. You can imagine our surprise when the quiet team hauled in considerably more clams than our team. Who would have thought?

Sometimes we forget that the most productive people in an organization aren’t the ones who make the most noise. In fact, it’s often the quiet ones who out-produce everyone else.

Here are some reasons I think this is so.

Being quiet strengthens focus. It’s hard to focus on the task at hand when you yourself are making so much noise. The other team, who participated in the clamming wars, never took their eye off the prize. Our team, on the other hand, did a happy dance in the sand every time we hit pay dirt. In retrospect, this was probably valuable time wasted.

Being quiet calms others. Quiet people have the ability to calm those around them. For example, when everyone is stressing out because it looks like a team isn’t going to meet their deadlines, it’s usually the quiet people who are able to calm people down and carry them over the finish line.

Being quiet conveys confidence. You don’t have to prove anything to anyone when you are confident. You know you do a good job and you believe that eventually others will take notice.

Being quiet means you think before you speak. Quiet people are usually thoughtful thinkers. They think things through before making a statement. Something you probably wish many of your workers would do before taking up your valuable time.

Being quiet gives you the space to dig deep. Quiet people tend to delve into issues and ideas before moving on to new ones. Compare this to the surface people in your organization, who often move onto other matters without giving thought to the gold that may be sitting right below the surface.

The next time you evaluate team performance, be sure to give credit where credit is due. Remember that at the end of the day, it’s not about the noise one makes, but what one actually gets done

Tomado de FastCompany

Lo tienen que ver completo. Regálense 19 minutos para cambiar, para inspirarse, para sonreír.

Un poco lejos de mis temas habituales. Yet interesante y claro.

Fundly Blog

What do online fundraising and online dating have in common? Each requires you to set up a profile to pique interest of someone on the other side of the computer screen. Both require continual maintenance and interaction to reach the desired result. And, ultimately, both seek to foster an ongoing relationship between two parties. You are, at the end of the day, courting donors for your cause. Okay, call me crazy, but here are some great tips to follow:

What is special, unique, distinctive, or impressive about your organization?

For every basic cause or need, there are dozens of charities to address it. It’s easy to find hundreds of homeless shelters, PTA groups, political candidates, and medical research foundations out there. What makes yours stand apart from the rest? You may want to share that you are the only shelter in your area that has housing for families to board together…

Ver la entrada original 731 palabras más

Work is not a job.

1.

2.

Así de fácil.

Grit es una palabra que podría traducirse como temple o persistencia. Aunque no acaba de abarcar el sentido, esta conferencia es una buena opción para saber lo que es. Y como afecta los proceso creativos de nuestra vida.

Grit requires passion, grit requires love.

La tenebrosa historia de la agencia de seguridad que te regala una casa.

Caminando de regreso a la oficina me encontré con un banner pequeño de “La Mejor Agencia de Seguridad de México” colocado humildemente contra la pared de un edificio sobre Avenida Chapultepec, muy cerca del Ángel de la Independencia; en este anuncio los diseñadores hacían gala de los atributos de dicha empresa a un costado de la ilustración de un amable polícia-oficial-agente-transito.

Sin embargo, lo que llamó mi atención fue que en la parte inferior incorporaban la promesa de participar en una rifa de una nueva residencia a cambio de contratar sus servicios. Esto me sorprendió de sobremanera. Tal vez porque no soy experto en seguridad, o porque no conozco las glorias de estrenar casa. Aún así y hasta el momento sigo sin entender que llevó al estratega, vendedor, jefe de la compañía a pensar que esta es una buena estrategia de ventas. ¿Será que aquel que quiere seguridad en su casa en el fondo prefiere mudarse? ¿Será que los ejecutivos encargados de contratar la seguridad de las empresas, están tan mal pagados que una promoción de este tipo es un verdadero driver de compra? No lo sé.

Lo que sí se es que vender es más simple y más complicado de lo que parece. Y si cada promo, cada banner, cada tuit que saca una marca contiene los valores primordiales del equipo, la mística de la compañía, será más fácil vender. Y no tendrán que regalar cosas así como así.

Aunque sigo prefiriendo a Burnett, si BrainPicker sacó este postito es por que sigue siendo relevante.

Blog de WordPress.com.